Bartleby el escribiente online dating local adult phone chat line

Plegaria del día de Acción de Gracias Para John Dillinger con la esperanza de que siga vivo. Gracias por un continente para saquear y envenenar.

Gracias por el pavo salvaje y las palomas pasajeras, destinadas a convertirse en mierda en las sanas tripas americanas.

Gracias por el Ku-Klux-Klan y los sheriffs que hacen una muesca en sus armas por cada negro muerto, por las decentes y devotas señoras, con sus rostros mezquinos, tensos, amargos, malvados. Siempre fueron ustedes un dolor de cabeza y siempre fueron aburridos. “Primero pregúntale el precio y después ofrécele la mitad”. Lo que interesa en esta historia es que la muchacha punk y yo nos “acostamos juntos”.

Gracias por las calcomanías de ‘Mate un puto en nombre de Cristo’. Gracias por la Ley Seca y la guerra contra las drogas. Gracias por la última y mayor traición del último y más grande de los sueños humanos. Otro decir, porque todo habría sido igual si no hubiésemos renunciado a nuestra posición bípeda, –integrando eso (¿el amor? Hace treinta y cinco años que prenso libros y papel viejo, treinta y cinco años que me embadurno con letras, hasta el punto de parecer una enciclopedia, una más entre las muchas de las cuales, durante todo este tiempo, habré comprimido alrededor de treinta toneladas, soy una jarra llena de agua viva y agua muerta, basta que me incline un poco para que me rebosen los más bellos pensamientos, soy culto a pesar de mí mismo y ya no sé qué ideas son mías, surgidas propiamente de mí, y cuáles …

Gracias por un país donde a nadie lo dejan vivir su propia vida. “Mire este lote” dice la vendedora poniendo otra bandeja de collares de jade en el mostrador. Verde claro, de cuentas pequeñas, hilvanadas con hilo, sin oro salvo en el broche. ) al hábitat de los sueños: la horizontal, la oscuridad del cuarto, la oscuridad del interior de nuestros cuerpos; eso. Leer Mas Uno de los carritos de un gran supermercado del barrio donde yo vivía rodaba solo, sin que nadie lo empujara.

Era un carrito igual que todos los otros: de alambre grueso, con cuatro rueditas de goma (las de adelante un poco más juntas que las de atrás, lo que le daba su forma característica) y un caño cubierto de plástico rojo brillante desde el que se lo manejaba.

Nadie sabe de dónde viene este escribiente, prefiere no decirlo, y su futuro es incierto pues prefiere no hacer nada que altere su situación.

Reclusive Rubin Farr teams up with vocal but unsuccessful multi-level salesman Ed Tuttle on a quest to bury Rubin's dead cat in the "perfect spot." Their trip takes them across Utah's ... is a bewildering, unnerving, surreal, blackly comic film from the visionary mind of Crispin Glover that tells the inner and outer struggles of a young man facing villains and demons on multiple planes.An oddball family on a Kansas farm are trapped in their farmhouse by an impending storm.The patriarch of the clan is a retired soda pop tycoon. See full summary » Updated to 1970s London, this faithful adaptation of Herman Melville's classic follows a young accounting clerk rebelling against his employer by responding to demands to do work by saying,...Tan igual era a todos los demás que no se lo distinguía por nada.Era un supermercado enorme, el más grande del barrio, y el más concurrido, así que tenía más de doscientos carritos.Pero el que digo era el único que se movía por sí mismo.

Comments are closed.